Millones de ciudadanos surcoreanos con tapabocas y guantes desechables votaron en las elecciones parlamentaria de ese país, en la mayor participación de los últimos 30 años a pesar del coronavirus.

El gobierno se negó a aplazar los comicios, considerados un virtual referendo sobre el presidente Moon Jae-in, quien inició los últimos dos años de su quinquenio en medio de la pandemia de Covid-19.

Las encuestas de boca de urna indicaban que el Partido Demócrata de Moon y un partido aliado ganarían juntos una amplia mayoría en la Asamblea Nacional de 300 bancas.

Si bien el electorado está profundamente dividido por razones ideológicas y generacionales, así como lealtades regionales, encuestas recientes mostraron un apoyo creciente a Moon y su partido de centroizquierda, reflejo de que la gente aprueba una campaña agresiva contra el coronavirus a la que se atribuye una tasa de mortalidad baja en comparación con China, Europa y América del Norte.

El recuento inicial de la Comisión Nacional Electoral indicó que más de 17,2 millones de personas votaron presencialmente, las que sumadas a las 11,8 millones que lo hicieron anticipadamente o por correo dan una participación del 66,2%, la más alta desde 1992.

Las elecciones a la Asamblea Nacional se realizan cada cuatro años. Los votantes eligen directamente 253 bancas distritales, y las 47 restantes se otorgan en representación proporcional.

Corea del Sur tiene algo más de 10.500 casos confirmados de coronavirus con 225 muertes, según la Universidad Johns Hopkins.