El presidente de Bolivia, Evo Morales, instó a "sanar una herida todavía abierta" con Chile y resolver la demanda histórica de una salida al océano Pacífico sin que el conflicto se traslade a las próximas generaciones.

"Estamos más cerca del mar como nunca antes en la historia", aseguró Morales en un discurso por el Día del Estado Plurinacional de Bolivia, que coincide con el 12º aniversario de su llegada al poder.

Con tono optimista, el mandatario boliviano manifestó su "certeza" de que la Corte Internacional de Justicia de La Haya emitirá un fallo "positivo" a la petición presentada por Bolivia en 2013 contra Chile para zanjar el conflicto marítimo vigente desde finales del siglo XIX.

Según Morales, el reclamo no representa "un acto hostil ni de provocación, sino un reconocimiento de la solución pacífica y de justicia", reportó la agencia de noticias estatal ABI.

"Esperamos una decisión que llevará a dos países vecinos y hermanos a negociar un acceso soberano al Pacífico", dijo el gobernante en su intervención ante el Parlamento.

"Es tiempo de coraje y de sanar una herida todavía abierta, que no puede seguir afectando a nuestros pueblos ni a sus próximas generaciones", sentenció.

El discurso inusualmente conciliador de Morales se da el mismo día en que el presidente electo de Chile, el conservador Sebastián Piñera, confirmó la continuidad de los agentes que representan al país andino en el Tribunal Internacional de La Haya por la demanda marítima de Bolivia.

En 1883, Bolivia perdió su acceso al mar y miles de kilómetros de territorios ricos en minerales, en la llamada Guerra del Pacífico (1879-1883).