A poco más de una semana de la renuncia del ex ministro de Salud Luiz Henrique Mandetta, este viernes se concretó la salida del juez Sergio Moro en su cargo en el Ministerio de Justicia y Seguridad Pública: "El presidente me quiere fuera de la oficina", lanzó. 

En medio de la crisis sanitaria por coronavirus, y sus repercusiones en la plana mayor de la presidencia de Jair Bolsonaro, el gabinete volvió a sufrir la pérdida de uno de sus hombres claves que le permitieron llegar al Palacio de Planalto. El juez Sergio Moro, referenciado por el jucio de Lava Jato que condenó a Lula Da Silva a 12 años de prisión, pegó el portazo y acusó al mandatario de "interferir" en las fuerzas policiales para "obtener acceso a información clasificada e informes de inteligencia". 

“El presidente me dijo que quería tener una persona de su contacto personal, que podría recopilar información, informes de inteligencia, ser director, superintendente, y que no es realmente el papel de la Policía Federal proporcionar este tipo de información. Las investigaciones deben ser preservadas. Imagínese si en Lava Jato, un ministro o el presidente Dilma o el ex presidente (Lula) estarían llamando al superintendente en Curitiba para recopilar información ”, aseguró Moro, al comentar sobre la presión de Bolsonaro para cambiar el comando del FP.

Según el ex juez, Bolsonaro había informado en una conversación las preocupaciones sobre el progreso de las consultas que se están realizando en la Corte Suprema Federal (STF). Uno de ellos se abrió el año pasado para investigar amenazas, delitos y noticias falsas disparadas contra miembros de la Corte y sus familias, entre las que identificó acciones impulsadas por empresarios bolsonaristas. 

La renuncia fue oficializada ante la prensa después de que el mandatario despidiera formalmente a Maurício Valeixo del puesto de director general de la Policía Federal tras abrir una investigación por "hechos criminales" que involucra a organizaciones que apoyaron a Bolsanaro en sus convocatorias contra las medidas de confinamiento.

En la salida del Ministerio de Justicia, el ex juez federal de Lava Jato recordó que, en noviembre de 2018, poco después de las elecciones presidenciales, Jair Bolsonaro le dijo que tendría "carta blanca" para controlar la cartera, lo que no sucedió. “Él (Moro) abandonará su carrera. Es un soldado que va a la guerra sin miedo a morir ”, dijo el presidente en ese momento.