Miles de manifestantes salieron a las calles en varias ciudades de Brasil y del exterior para protestar nuevamente contra el presidente Jair Bolsonaro y su desmanejo de la pandemia de coronavirus, que ya se cobró la vida de más de 500.000 personas.

Las manifestaciones pacíficas tuvieron lugar en al menos 120 ciudades de todos los estados del país, incluidas Brasilia, Río de Janeiro, Sao Paulo y Manaos, según informó el sitio RTenespañol.

Los manifestantes mostraron su apoyo a la vacunación contra el covid-19, además de exigir más vacunas y la reintroducción de las ayudas de emergencia de 600 reales (unos 118 dólares) hasta el final de la pandemia. Además, se expresaron a favor de un juicio político contra Bolsonaro y condenaron la supuesta participación del Gobierno en la deforestación de la Amazonía. 

El Tribunal Supremo de Brasil autorizó a investigar al mandatario por "prevaricación" después de que supuestamente no denunciara irregularidades en la compra de la vacuna india Covaxin.

Presiones

Las protestas anti-Bolsonaro se extendieron además a decenas de capitales europeas, incluidas Viena, Berlín, Ámsterdam y París. En Brasil, manifestaciones similares ya se llevaron a cabo en mayo y junio.

Fue la tercera jornada de manifestaciones de las últimas semanas contra el Gobierno, que viene enfrentando una presión creciente por una investigación parlamentaria sobre presuntas omisiones en su gestión de la pandemia.

Las mayores movilizaciones fueron en Rio de Janeiro, Recife, Brasilia y San Pablo, aunque también se registraron protestas en otras capitales estatales como Belem (Pará, norte) y Maceió (Alagoas), y en las ciudades de Goiana y Florianópolis, donde se vieron pancartas que rezaban "Bolsonaro genocida", "Impeachment ya" y "Sí a las vacunas".

Las autoridades desplegaron miles de policías en todo el país, pero no se registraron escenas de represión o disturbios.