Colin Powell, primer secretario de Estado afroamericano de Estados Unidos, falleció a sus 84 años por un cuadro con complicaciones derivado del Covid-19. El ex secretario, antes de contagiarse de coronavirus, había recibido las dos dosis de la vacunación según indicó la familia por medio de la red social Facebook. 

¿Quién era Powell? 

Colin Powell fue uno de los funcionarios afroamericanos más destacados de Estados Unidos durante décadas. Su liderazgo en varias administraciones republicanas ayudó a dar forma a la política exterior estadounidense en los últimos años del siglo XX y los primeros del XXI.

El ex funcionario era hijo de inmigrantes jamaiquinos y nació en Harlem.  Fue nombrado para altos cargos por tres presidentes republicanos y alcanzó la cima del Pentágono mientras aún se recuperaba del trauma de la guerra de Vietnam.

Powell, que resultó herido en Vietnam, se desempeñó como asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos en la presidencia de Ronald Reagan de 1987 a 1989.

Durante el mandato de George H.W. Bush, Powell fue general del Ejército de alto rango, y fue  jefe del Estado Mayor Conjunto durante la Guerra del Golfo de 1991,  cuando las fuerzas lideradas por Estados Unidos expulsaron a las tropas iraquíes del vecino Kuwait.

En 1996, con su larga trayectoria en cargos cercanos a la política, Powell consideró convertirse en el primer presidente afroamericano de Estados Unidos, pero debido a las preocupaciones de su mujer por la seguridad de su vida hicieron que de marcha atrás. 

Años más tarde, en 2008, Powell rompería con su partido para así poder respaldar al demócrata Barack Obama, quien se convirtió en el primer presidente afroamericano en la historia de Estados Unidos.

Carrera de Collin Powell 

Su carrera militar incluyó servicios en Vietnam, Alemania Occidental y Corea del Sur antes de tener a su cargo la Guerra del Golfo de 1990 como presidente de los jefes de personal conjuntos.

En el esfuerzo aliado para ayudar a Arabia Saudita y Kuwait a defenderse del Irak de Saddam Hussein, desarrolló la llamada Doctrina Powell. Pidió el uso de una fuerza abrumadora, como tácticas de batalla de "conmoción y pavor", para asegurar la victoria y minimizar las bajas una vez que las soluciones diplomáticas resulten impracticables. Se autodenominó el "guerrero reacio".

De esta manera, Powell siempre estará relacionado con su controvertida presentación ante el Consejo de Seguridad de la ONU el 5 de febrero de 2003, en la que el presidente George W. Bush afirmó que el gobernante iraquí Saddam Hussein constituía un peligro inminente para el mundo debido a sus arsenales de armas químicas y biológicas.