A sus 21 años, los médicos le informaron a Stephen Hawking que padecía esclerosis lateral amiotrófica, una enfermedad que le provocaría una parálisis total de su cuerpo. Las esperanzas de vida no superaban los 3 años. Contra todo pronóstico, Hawking logró vivir hasta los 76 y convertirse en el científico más importante de la última generación.

Nacido en Oxford, en 1942, el físico comenzó sus estudios universitarios en esta ciudad, para luego doctorarse en Cambridge, donde desarrolló la mayor parte de sus investigaciones, y donde murió en la madrugada de hoy. Sólo podía comunicarse moviendo un músculo bajo su ojo con el que accionaba un sintetizador de voz.

Gran parte de sus trabajos se centraron en unir la relatividad (la naturaleza del espacio y del tiempo) y la teoría cuántica (la física de lo más pequeño) para explicar la creación y el funcionamiento del cosmos. “Mi objetivo es simple”, dijo una vez, "es entender completamente el universo, porqué es como es y porqué existe simplemente”.

En 1963 la enfermedad que padecía provocó que tenga que moverse en silla de ruedas, y mientras progresivamente perdía capacidad de moverse, desarrolló un sofisticado método electrónico para poder comunicarse, ese que utilizó hasta su muerte. En 1985 una neumonía provocó que perdiera completamente su voz. Sin embargo, su condición no evitó que consiguiera su doctorado en Física Teórica y Cosmología.

Luego de conseguir su título, comenzó a dar clases en Gonville y Caius, facultades de la Universidad de Cambridge. Al mismo tiempo, dividía su tiempo entre la docencia y la investigación. En 1965 se casó con Jane Wilde, su primera esposa con quien tuvo sus tres hijos: Robert, Timothy y Lucy. 

A mediados de la década de 1970 descubrió que la combinación de las leyes de la mecánica cuántica y de la relatividad general desmentían incluso que los agujeros negros fuesen completamente negros, pues emitían una radiación, conocida desde entonces como “radiación Hawking”.

Una década después llegó a los puestos más altos de Cambridge, al ser nombrado titular de la cátedra Lucasiana de Matemáticas Aplicadas y Física Teórica, la más importante de la universidad, que fue ocupada por Isaac Newton en 1663.

En 1988 publicó su primer gran obra, y una de las más importantes: "Breve historia del tiempo", un libro de divulgación científica en el cual trataba temas generales de la cosmología, buscando explicar de la forma más completa posible la historia completa de la creación del universo. La obra se convirtió en un gran éxito a nivel mundial y vendió más de 25 millones de ejemplares.

Hawking llegó incluso a cuestionarse sus propios trabajos. En 2004, tras reconsiderar su propia teoría sobre los agujeros negros, expuso una nueva, que cuestiona que los mismos sean una especie de pozo sin fondo, como él mismo había mantenido.

A partir de 1990 su salud empezó a empeorar, por lo que pasó a vivir con su cuidadora, Elaine Mason, con quien se casó en 1995.

Desde esa década, Hawking dedicó su tiempo a trabajar en programas de televisión y documentales que explicaban su obra, además de reeditar sus trabajos. Realizó versiones acortadas y otras dedicadas exclusivamente para niños.

Ya en sus últimos años, abandonó la titularidad de la cátedra Lucasiana de Matemáticas de la Universidad de Cambridge y pasó a ser director de investigación en el centro educativo.

Declarado abiertamente ateo, negó la existencia de Dios. En 2016, disertó en el Vaticano sobre la expansión del universo y dijo que preguntarse sobre “qué había antes del Big Bang” carece de sentido, pues “es como cuestionarse qué hay más al sur del Polo Sur”.

Entre sus obras más importantes se encuentran:

“La estructura a gran escala del espacio-tiempo” (1973), escrito junto con George Elli
Relatividad general: Revisión en el ventenario de Einstein” (1979), con Werner Israel
300 Años de Gravedad” (1987), también con Israel;
Agujeros negros y pequeños universos” (1993)
Historia del tiempo de Stephen Hawking: una guía del lector” (1993), recopilado por Gene Stone
Cuestiones cuánticas y cosmológicas” (1995)
La naturaleza del espacio y el tiempo” (1996) -ambos con Roger Penrose-
“El universo en una cáscara de nuez” (2000).