Los miembros de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) concluyeron ayer en Bangkok su cumbre regional, con una fuerte apuesta por el multilateralismo económico y el pedido del fin de la comercial entre EE.UU. y China.

"Estamos preocupados por la imparable marea de sentimientos proteccionistas y contra la globalización que afecta a la economía mundial y pone en peligro el sistema multilateral de comercio", señaló el comunicado final del bloque, conformado por Birmania, Brunéi, Camboya, Filipinas, Indonesia, Laos, Malasia, Singapur, Tailandia y Vietnam.

El primer ministro de Tailandia, Prayut Chan-ocha, dijo que "la cumbre ha servido para reiterar la importancia de fortalecer la economía de la región (...) en tiempos de incertidumbre y las tensiones comerciales entre los más importantes socios de la ASEAN".

“Estamos preocupados por la imparable marea de sentimientos proteccionistas”

Por su parte el mandatario de Filipinas, Rodrigo Duterte, enfatizó que " Estados Unidos y China deben resolver sus diferencias antes de que la situación se salga de control. Y nosotros, como ASEAN, debemos fortalecer el apoyo a un sistema de comercio multilateral abierto basado en las normal".

Uno de los avances de la cumbre fue la bautizada como "Declaración de Bangkok", con el objetivo de combatir el vertido de basura en los mares, aunque no detalló los mecanismos para alcanzar esta meta.

Y es que cuatro de los miembros de la ASEAN - Indonesia, Filipinas, Vietnam y Tailandia- están considerados, junto a China, como los responsables de la mitad de la contaminación de plástico de los océanos.

En términos de protección ecológica, los países acordaron además reforzar la lucha contra el tráfico ilegal de animales salvajes -en un región con una rica biodiversidad de fauna y flora-; y avanzar hacia una "economía verde" y trabajos que promocionen la sustenabilidad.