Legisladores estadounidenses y funcionarios de la Casa Blanca llevan adelante negociaciones en el Capitolio, con el objetivo de cerrar un acuerdo sobre un nuevo paquete de ayuda por el coronavirus, mientras las infecciones y muertes tocan niveles de récord en todo el país.

El Senado -bajo control republicano- y la Cámara de Representantes -controlada por los demócratas- tienen menos de dos semanas para pactar un paquete legislativo, antes de que se acabe la asistencia para decenas de millones de ciudadanos que quedaron desempleados por la pandemia del coronavirus.

No obstante, las dos partes siguen divididas sobre cuánto dinero gastar y las prioridades del gasto, en un momento en que Estados Unidos lidera el mundo con más de 3.8 millones de casos de coronavirus y más de 140,900 muertes.

Un total de 32 estados han reportado aumentos récord de casos de COVID-19 en julio y 15 estados registraron incrementos récord de fallecimientos.

La Cámara aprobó un proyecto de USD3 billones contra el coronavirus en mayo, que fue ignorado por el Senado. Se espera que algunos republicanos presenten sus propios proyectos esta misma semana, pero hay pocas muestras de consenso dentro de sus filas.

"Los republicanos no parecen actuar juntos. Es complicado negociar cuando el presidente dice una cosa, los republicanos en el Senado otra y muchos de ellos están divididos", dijo el líder demócrata en el Senado, Chuck Schumer, a CNN.

La presidenta de la Cámara baja, Nancy Pelosi, tenía previstas reuniones con el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, y Schumer, mientras que Mnuchin y Meadows se reunirán aparte con los senadores republicanos.

"Esperemos que estén unidos y nos presenten algo en detalle", afirmó Schumer.