El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, inició el proceso de negociaciones para formar nuevo gobierno, en un escenario de gran dificultad que podría culminar en nuevas elecciones.

Los resultados definitivos ratificaron el ajustado triunfo del centrista Benny Gantz, que lidera la coalición Azul y Blanco, quien logró 33 escaños, uno más que el Likud de Netanyahu.

Aunque Gantz obtuvo un escaño más que Netanyahu es apoyado sólo por 54 diputados de la Kneset ( Parlamento), de los cuales los diez del bloque árabe anunciaron que no estarán en su Gobierno, por lo que el presidente Reuven Rivlin nominó a Netanyahu, que tiene más opciones de llegar a la cifra mágica de 61 de los 120 necesarios.