Tras adelantar las elecciones para evitar una crisis de gobierno, Israel definirá este martes en las urnas si el primer ministro Benjamin Netanyahu y su coalición, continúan en el poder o si el ex jefe del Ejército que comandó dos ofensivas en la Franja de Gaza, Benny Gantz, logra imponerse.

Según la última encuesta publicada por el Canal 13 local, el partido de Netanyahu, Likud, aventaja apenas por una banca a Kahol Lavan, la alianza formada por Gantz y el ex periodista televisivo y ex ministro de Finanzas de Netanyahu, Yair Lapid.

Sin embargo, el sondeo sostiene que todos los partidos de derecha, nacionalistas y religiosos, que apoyan a Netanyahu suman 66 bancas, mientras que las fuerzas que podrían apoyar a Gantz y Lapid sumarían 54 asientos en el Knesset (parlamento), que tiene 120 bancas.

Si Netanyahu logra sumar esas 66 bancas con sus aliados de derecha -muchos de los cuales deben superar el umbral del 3,5% y entrar al parlamento-, se convertiría, a los 69 años, en el primer ministro que más tiempo consecutivo estuvo en el poder y en el primero que asume con un procesamiento pendiente por cargos de corrupción, fraude y violación de confianza.

El fiscal general de Israel anunció en febrero pasado que procesará a Netanyahu, pero solo lo concretará después de las elecciones. Por lo tanto el premier podría asumir su quinto mandato consecutivo y, luego, enfrentar una nueva crisis como la que lo obligó en diciembre pasado a llamar a las elecciones anticipadas .