Un total de 1.130 personas que estaban secuestradas por la organización yihadista Boko Haram fueron liberadas en una operación conjunta de las fuerzas armadas de Nigeria y Camerún en la frontera común, en la que murieron 35 terroristas, informó ayer el ejército nigeriano en un comunicado.

Entre los rescatados se encuentran 209 menores, según el comunicado, que explica que ambos ejércitos llevaron a cabo varias operaciones en la zona limítrofe, se indica en la nota, que no precisa si se produjeron bajas entre los militares.

Los liberados están siendo identificados antes de ser enviados a campamentos para personas desplazadas.

Estas operaciones se llevaron a cabo mientras los nigerianos muestran su indignación por el secuestro, el pasado día 19, de 110 niñas de una escuela del noreste de Nigeria tras un ataque de Boko Haram, que disparó los temores de que se repita lo sucedido hace cuatro años, cuando la organización secuestró a más de 200 chicas, de las que 112 permanecen aún en cautiverio.

Boko Haram adquirió notoriedad internacional, incluso antes de proclamarse franquicia del Estado Islámico (EI) en África, al declarar su propio califato islámico en el norte de Nigeria.

Según las cifras del Gobierno, desde 2009 Boko Haram ha matado a más de 20.000 personas y ha obligado a cerca de dos millones a huir de sus hogares

Crean comité por secuestros

El Gobierno de Nigeria anunció ayer la creación de un comité que investigará el secuestro de 110 niñas de una escuela secundaria del noreste del país por parte de la organización yihadista Boko Haram el pasado día 19, informó el ministro de Información, Lai Mohammed.

La comisión contará con 12 miembros, entre los que destacan cargos militares, policiales y de los servicios de espionaje, que tratarán de aclarar las circunstancias de un rapto que ha causado gran indignación en el país, que teme que se repita lo ocurrido en 2014, cuando más de 200 chicas fueron secuestradas por los yihadistas en el estado nororiental de Borno.