El presidente chino Xi Jinping se comprometió a "promover la cooperación" y "el desarrollo de los pueblos" a través del multilateralismo y nunca "el hegemonismo o la construcción de zonas de influencia", al encabezar una cumbre con partidos políticos y líderes de todo el mundo como parte de las celebraciones del centenario del Partido Comunista Chino (PCCh).

En el discurso de apertura de la cumbre, en la que también participó el presidente Alberto Fernández como titular del Partido Justicialista, el mandatario chino destacó que "el mundo está viviendo fuertes cambios y está intentando enfrentar los desafíos de la Covid-19 y recuperarse".

"Estamos viviendo momentos de mayor aislamiento, de desconexión y de juego de suma cero. Pero frente a los retos comunes, ningún país se puede salvar solo y necesitamos vivir en armonía", pidió.

Con ese objetivo, propuso apoyarse en "el multilateralismo" y "oponerse al ejercicio del unilateralismo, del hegemonismo y de la fuerza para solucionar los asuntos internacionales, que en cambio deben ser decididos por todos los países"

"El PCCh nunca buscará el hegemonismo o la construcción de zonas de influencia", afirmó Xi y desató una ola de aplausos de los dirigentes mundiales que lo escuchaban, según la transmisión del canal local CGTN.

Modernización

El anfitrión no mencionó a Estados Unidos, la mayor potencial mundial actual que en los últimos años ha identificado a su país como una de las principales fuentes de amenazas a su seguridad nacional, pero el mensaje estuvo claramente dirigido a contraponerse con el liderazgo global de la Casa Blanca.

"Cada pueblo tiene derecho a adoptar su propio camino de desarrollo, su propio sistema político. No hay una sola manera para ejercer la democracia, sino que son diversas. El derecho de juzgar si un país es democrático o no recae sobre sus pueblos, no afuera", aseguró, sin mencionar explícitamente la política de sanciones de Estados Unidos y las potencias europeas contra dirigentes de su país por cuestionamientos a los derechos humanos y la interferencia en la semi autonomía de Hong Kong.

"En la actualidad no existen pocos obstáculos a la globalización económica, pero la cooperación económica con los países no va a cambiar. El PCCh tiene la mejor voluntad de intercambiar experiencias sobre su modernización", agregó.