El ministro de la Secretaría General de Brasil, general Luiz Eduardo Ramos, descartó este viernes la posibilidad de un golpe de Estado a favor del presidente Jair Bolsonaro pero advirtió a la oposición que no debe "tensar la cuerda" contra el jefe del Estado.

Además, Ramos reveló en una entrevista con la revista Veja divulgada este viernes que se infiltró en una manifestación opositora en las últimas semanas y expresó los temores del gobierno a un proceso en la justicia electoral que puede anular las elecciones de 2018.

"Para los jefes militares es un ultraje y algo ofensivo decir que las Fuerzas Armadas, en particular el Ejército, darán un golpe, que van a quebrar el sistema democrático. El propio presidente nunca habló de golpe. Ahora, el otro lado tiene que entender lo siguiente: no tensen la cuerda", afirmó el general.

Ramos es uno de los principales negociadores con los partidos en el Congreso para reunir mayorías urgentes para evitar que se logren los dos tercios necesarios para aprobar un eventual juicio político contra el presidente.

Al ser preguntado sobre a lo que se refería con tensar la cuerda, el general y ministro Ramos respondió: "(Adolf) Hitler exterminó 6 millones de judíos, además de otras desgracias. Comparar al presidente con Hitler es pasarse de la línea, por mucho. No contribuye con serenar los ánimos".

En ese sentido, dijo que no es "plausible creer que un juzgamiento casuístico puede sacar a un presidente electo con 57 millones de votos".

Así se refirió al proceso abierto por el Tribunal Superior Electoral para investigar la financiación de noticias falsas realizadas en las campañas electorales de 2018, un juzgamiento que puede anular la victoria de la fórmula Bolsonaro-Hamilton Mourao.

"Queriendo o no, este tipo de juicio es político", afirmó el general.

El ministro contó que sus compañeros de armas le critican que aún no se haya retirado para asumir un puesto dentro del Palacio del Planalto y que por eso inició los trámites para pasar a la reserva.

Y también reveló que en las últimas semanas se infiltró en una manifestación convocada por grupos antifascistas de las hinchadas de fútbol y movimientos sociales.

"Me quedó mirando a la gente, ellos no usaban cosas rojas para no llamar la atención pero me pareció que eran petistas", reveló el general en referencia al Partido de los Trabajadores (PT) del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Ramos dijo que fue criticado por los generales en actividad por haber participado al lado de Bolsonaro un domingo de abril en un acto por el cierre del Congreso y el Supremo Tribunal Federal.