Alrededor de un centenar de cadáveres en descomposición fueron hallados en Nueva York dentro de dos camiones de mudanzas que se encontraban frente a una funeraria, que se había quedado sin espacio para almacenar cuerpos ante los estragos que provocó la pandemia de coronavirus en el distrito estadounidense.

La Policía de Nueva York inició una investigación después de que vecinos denunciaran el hallazgo de los camiones, que en su interior contenían personas fallecidas por Covid-19, según creen las autoridades.

Los cuerpos estaban en camiones usados normalmente para mudanzas, y cuando los agentes llegaron al lugar, empleados de la funeraria estaban trasladándolos a un camión frigorífico, publicó el diario digital AmNY y recogió la agencia de noticias EFE.

Cada uno de los dos camiones contenía alrededor de 50 cadáveres, y estaban estacionados frente al local de la funeraria Andrew Clecley Funeral Services, en Flatlands, un barrio de Brooklyn, dijo una fuente policial a la televisora ABC News.

Los vecinos, que fueron quienes alertaron sobre la situación, se quejaron del olor que provenía del lugar y uno de ellos afirmó incluso que “salía sangre de uno de los camiones”, según las fuentes.

La Policía cree que la mayoría de los cuerpos hallados corresponden a personas que murieron por coronavirus y que permanecieron en los camiones de mudanzas más de una semana.

Un vocero de la funeraria dijo a ABC que debido a la cantidad de muertes por coronavirus la empresa se quedó sin espacio para almacenar cadáveres en sus instalaciones, pero desmintió la acusación: de acuerdo a su defensa, en los camiones de mudanzas solo había muebles y no cuerpos.

El Departamento de Salud del estado Nueva York informó que fue notificado del incidente y que “la funeraria está haciendo arreglos alternativos” para solucionar la situación.

La Policía aclaró que no se cometió ningún delito pero de todos modos abrió una investigación por la cantidad de cadáveres almacenados sin refrigeración.

Nueva York fue el lugar donde se dio el mayor brote de coronavirus en Estados Unidos y sigue siendo uno de los estados con más muertes. Ante la crítica situación que generó el colapso de los sistemas sanitario y funerario, hospitales y empresas funerarias están usando camiones frigoríficos para mantener los cuerpos mientras sus familiares realizan los trámites para poder sepultarlos.