El barril de petróleo de Texas (WTI) cerró hoy con una fuerte alza del 5,4% como consecuencia del aumento de la tensión militar entre los Estados Unidos e Irán en la zona del Golfo Pérsico.

En la Bolsa de Nueva York, el crudo de la variedad WTI cerró su cotización a US$56,65 el barril, US$2,91 más que ayer. Por su parte, el barril de crudo Brent del Mar del Norte subía US$2,56, con un incremento de 4,4%, cerrando a US$64,50.

El alza comenzó luego de que el ejército iraní informara el derribo de un avión no tripulado de los Estados Unidos en la zona del Golfo Pérsico y se profundizó tras las críticas del presidente Donald Trump a Irán.

Por su parte, Irán anunció el derribo de un avión no tripulado de Estados Unidos, dedicado a operaciones de espionaje, cerca del estrecho de Ormuz, donde se registraron varios incidentes en el último mes.

El dron entró en el espacio aéreo iraní, sobrevolando la región de Koohe Mobarak, en la provincia meridional de Hormozgan, informaron los Guardianes de la Revolución en un comunicado, consignó EFE.

En contracara, el Pentágono negó que el aparato no tripulado derribado cuando sobrevolaba el estrecho de Ormuz, un dron MQ-4C Triton, se encontrara en el espacio aéreo de Irán, como denunció Teherán.

"Los informes que apuntan que la aeronave se encontraba sobre Irán son falsos", aseguró en un comunicado del capitán Bill Urban, portavoz del Mando Central de las Fuerzas Armadas (CentCom), responsable de las operaciones en Oriente Medio.

Posteriormente, el presidente de EE.UU., Donald Trump, publicó un mensaje en Twitter en el que dijo: " Irán cometió un gran error!", lo que ha ayudado a los temores de un conflicto en la zona.

La tensión en el Golfo Pérsico, donde reside más de 20% de la producción mundial de petróleo, ha generado temor entre los inversores a restricciones de crudo en el futuro puesto que por la zona del conflicto es el mayor paso de petroleros del mundo.

También apoyaron la suba del precio del petróleo las expectativas de que la Reserva Federal de los Estados Unidos podría reducir los tipos de interés en su próxima reunión, estimulando el crecimiento en el mayor país consumidor de petróleo del mundo, y una caída en los inventarios de crudo de los Estados Unidos.