Los recientes focos de propagación del COVID-19 surgieron en Corea del Sur debido a la cepa GH del coronavirus,, mucho más contagiosa que las anteriores, informó el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Corea del Sur (KCDC).

Seúl atenuó a principios de mayo las medidas restrictivas, pero tras surgir nuevos focos locales de la enfermedad, las autoridades tuvieron que volver a recrudecer las reglas de seguridad.

El KCDC logró secuenciar el genoma del SARS-CoV-2 del material tomado a 526 pacientes infectados, y la secuencia nucleótida correspondiente al grupo GH se detectó en 333 casos.

El SARS-CoV-2 tiene siete cepas: S, V, L, G, GH, GR y O (otras), según la base de datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Primero en el país se propagó la cepa S, procedente de China, que luego mutó convirtiéndose en la V, detectada en la mayoría de los sectarios de Shincheonji, a los que corresponde la mitad de todos los infectados en el país.

Pero desde abril los contagios corresponden sobre todo a la cepa G y sus subgrupos GR y GH importados.

Se cree que la cepa GH, mutación de la S, se propaga seis veces más rápido que otras cepas.

"Esta cepa se multiplica en las células más rápido que la S y tiene la capacidad de sujetarse bien a las células humanas, por lo que aumenta su nivel de contagio", dijo en una sesión informativa para los medios la jefa del KCDC, Jeong Eun-kyeong, según una nota del sitio web Sputnik.