La multinacional Odebrecht interpuso una demanda en contra del Estado peruano ante el CIADI, exigiendo el pago de USD 1.200 millones, con el argumento de que el gobierno peruano incumplió con sus obligaciones respecto al proyecto del Gasoducto del Sur.

Al respecto, el presidente peruano Martín Vizcarra, aseguró que la demanda "no tiene ningún sustento".

"Una demanda en la que no encontramos absolutamente ningún sustento porque, en ese momento, el 2017, las causas eran imputables al contratista. No había cumplido con su compromiso en el cierre financiero, (había) vencido el plazo. Con todo derecho y justificación el Estado peruano caduca ese contrato", señaló Vizcarra sobre el contrato del Gasoducto Sur Peruano (GSP), en declaraciones a periodistas en una visita de trabajo a la ciudad de Arequipa.

La solicitud, interpuesta por la subsidiaria Odebrecht Latinvest, constituida en Luxemburgo, exige a Perú dicha indemnización porque, según la empresa, al caducar el contrato para la realización del proyecto del GSP, el Estado peruano "violó sus obligaciones" fijadas en el tratado bilateral de inversión vigente con la Unión Económica Belga-Luxemburguesa.

Vizcarra se mostró confiado en que el Ciadi desestimará la demanda porque el Estado peruano tiene "argumentos técnicos y morales", subrayó. "No dudamos que adicionalmente a los argumentos técnicos va a haber incluso argumentos de carácter moral, porque los propios funcionarios de Odebrecht han aceptado que ha habido irregularidades y corrupción en este proceso", añadió Vizcarra.