El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, firmó una nueva orden ejecutiva destinada a luchar contra las prácticas anticompetitivas en la economía, y en particular, en la industria tecnológica. 

Los alcances del decreto presidencial incluyen 72 acciones y recomendaciones que involucran a más de una docena de agencias federales, y tiene como objetivo "abordar rápidamente algunos de los problemas de competencia más urgentes" en la economía estadounidense, según una hoja informativa distribuida por la Casa Blanca.

El documento arremete contra la concentración del poder y las ganancias en manos de unas pocas empresas de la talla de Google, Facebook o Amazon; establece una política para toda la administración a fin de controlar las fusiones entre empresas y corporaciones con mayor rigor, incluyendo de forma retroactiva las fusiones ya concretadas en los años recientes. Se concentra en las llamadas 'adquisiciones asesinas' por las cuales grandes empresas en posición de dominancia absorben de forma hostil a competidores más pequeños, como fue el caso de Facebook al adquirir Instagram o WhatsApp.

Uso de datos

Asimismo se intenta prohibir o limitar los acuerdos de no competencia, establecer normas sobre vigilancia y recopilación de datos, bloquear los acuerdos de exclusividad entre propietarios y proveedores de banda ancha, prohibir las tarifas excesivas por cancelación anticipada de proveedores de servicios de Internet, entre otras iniciativas.

"El capitalismo sin competencia no es capitalismo. Es explotación", manifestó el mandatario en la Casa Blanca en un discurso antes de firmar la directiva, según reseñó el sitio web RTenespañol.

Biden explicó que "el corazón del capitalismo estadounidense es una idea simple: competencia abierta y justa", que es lo que mantiene la economía en movimiento y en crecimiento.