En el estado norteamericano de Oregón reportó una nueva variante del coronavirus, que al ser de propagación rápida "podría evadir la protección de las vacunas anticovid", indicaron cíientíficos locales. 

Por el momento la cepa mutada fue localizada sólo en un paciente de la ciudad de Portland, y los primeros resultados apuntan a que se desarrolló de forma espontánea en la comunidad y no fue 'importada'.

"La variante del SARS-CoV-2 detectada en Oregon fue inicialmente descubierta en el Reino Unido y se conoce como B.1.1.7, pero tiene una mutación E484K, también llamada 'Eek', que ha circulado por Sudáfrica, Brasil y Nueva York", indicó el portal The New York Times.

Esta misma combinación del B.1.1.7 con E484K había sido reportada previamente en territorio británico, generando alertas entre la comunidad científica, sin embargo investigadores estadounidenses insisten en que la de Oregón "se desarrolló de forma independiente".

Variante de Oregon: Su costado más peligroso

Varios estudios de laboratorio y ensayos clínicos mostraron que la nueva mutación de Oregon en menos susceptible a las vacunas existentes contra el Covid-19 y que debilita su eficacia. Su mayor resistencia frente a los anticuerpos le ofrece a este virus una ventaja significativa. Y aunque esto no significa que los vacunados o quienes se hayan recuperado del coronavirus original no sean capaces de combatir esta variante, en realidad todavía no se sabe a ciencia cierta en qué medida estaría cada quien protegido.

Frente a este escenario, las farmacéuticas Pfizer/BioNTech y Moderna se dispusieran a probar nuevas modificaciones de sus vacunas, en un intento de contrarrestar la variante 'sudafricana'.