Barcelona atravesó su quinta noche consecutiva de protestas y disturbios luego de que el rapero catalán Pablo Hasél fuera arrestado el pasado 16 de febrero por los cargos de "injurias y calumnias a la monarquía" y "enaltecimiento del terrorismo". Lo espera una condena de nueve meses de prisión. Mientras tanto, las calles de la capital de Cataluña son lugar de multitudinarias protestas por su liberación.

La última de estas manifestaciones tuvo lugar la noche del sábado. Mas de cinco mil personas se concentraron desde las 19 en la céntrica Plaza Universidad de Barcelona para exigir la libertad de Hasel. Sin embargo, al igual que las protestas de los dias anteriores, lejos estuvo de ser un evento libre de conflictos. Fue sobre el final de la jornada que comenzaron los disturbios y enfrentamientos con las fuerzas de seguridad. 

Luego de que la manifestación se dispersara por otros puntos del centro de la ciudad, grupos violentos saquearon comercios y entidades bancarias del Paseo de Gracia e incluso incendiaron el edificio de la Bolsa. La Guardia Urbana y Los Mossos d'Esquadra intervinieron con vehiculos blindados y camiones hidrantes.

De acuerdo a la versión oficial, los alborotadores empezaron a quemar motos y contenedores, así como también a montar barricadas con materiales de construcción que se econtraban en la zona. También atacaron con piedras la fachada del emblemático Palau de la Música, el auditorio de música modernista declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, según denunció la institución.

El saldo final fue de 35 detenidos, 13 de ellos menores de edad, y ocho heridos de distinta gravedad. Las protestas se replicaron en diferentes ciudades de la región, como Lleida y Terragona, y del resto del país, como Madrid, pero en ninguna se registraron situaciones de conflcito como las que ocurrieron en Barcelona. 

Uno de los funcionarios del gobierno catalán, el consellor del Interior, Miguel Sàmper, denunció en los medios españoles que durante las protestas se pasó de lo que eran "manifestaciones con contenido ideológico a actos de puro vandalismo". Además, aseguró que "el 90% de la gente que había en Barcelona, Lleida y Tarragona este sábado no saben que hay una sentencia contra Hasel".

 

¿Quien es Pedro Hasél?

Pedro "Hasél" Rivadulla, de 33 años, pertenece a la lista de los 15 artistas españoles que en los últimos años fueron víctimas de censura en España. Sin embargo, será el primero en ir a prisión por este tipo de delitos desde la muerte del dictador Francisco Franco en 1975. 

La Audiencia Nacional le habia dado hasta el viernes ocho de febrero para entregarse voluntariamente. Sin embargo, el artista no se presentó y la policía comenzó a buscarlo hasta que lo encontró el martes en la Universidad en Lérida, en donde se había atrincherado con simpatizantes que querían evitar que fuese arrestado.

Hace seis años se habia convertido en el primer rapero en España en ser condenado por sus dichos contra la monarquía española y la abierta reivindación de organizaciones armadas que se opusieron al regimen dictatorial de Franco, principalmente ETA y las Grapo.  

Sin embargo, no fueron solo las letras de sus canciones las que le valieron más de cuatro años de pena entre cárcel y multas. Su cuenta de Twitter está llena de mensajes virulentos contra las fuerzas de seguridad y los Reyes de España: “el mafioso del Borbón de fiesta con la monarquía saudí, entre quienes financian el ISIS queda todo”; “La policía siembra racismo y recoge rabia ¿A quien le sorprende?”;  “Ningún Guardia Civil pagó por los 16 inmigrantes asesinados a balazos de goma”, son algunos de los mensajes que publicó en la red social. 

Un  precedente ocurrió dos años atrás, cuando el rapero de seudonimo Valtonyc fue condenado por crimenes similares a tres años y medio de prisión por el Tribunal Supremo de España. Logró huir hacia Bélgica, en donde la Justicia rechaza los pedidos de extradicción españoles. 

Un momento clave en el aumento de la censura lo marcó el anterior gobierno del conservador Mariano Rajoy, quien endureció las leyes y promovió una aplicación dura del Código Penal para intimidar a la disidencia política en un contexto de creciente malestar social.

Sin embargo, en la actualidad gobierna una coalición  progresista con Pedro Sanchez a la cabeza. Hace dos años Sanchez había denunciado la condena contra el rapero Valtonyc y se había comprometido a cambiar las leyes del Código Penal que dieron lugar a este tipo de sentencias. Desde Unidas Podemos, una de las coaliciones del gobierno, anunciaron que pedirán el indulto del artista. 

Contra su detención se manifestaron personas del ambito intelectual, cultural, artístico y periodístico, con manifiestos firmados entre otros por el cineasta Pedro Almodóvar o el cantante Joan Manuel Serrat, mientras que organizaciones como Amnistía Internacional (AI) consideraron injusto y desproporcionado el encarcelamiento.