A casi cuatro meses de comenzada la invasión de Rusia a Ucrania, el Papa Francisco afirmó que, en su opinión, “se ha declarado la Tercera Guerra Mundial” y resaltó la importancia de no reducir el tema "a una distinción entre buenos y malos", al tiempo que volvió a condenar la "brutalidad y ferocidad" del conflicto iniciado el pasado 24 de febrero.

En esa línea remarcó que la guerra en Ucrania “quizá, de alguna manera, fue provocada o no impedida”, según la transcripción de la conversación que mantuvo hace unos días con los directores de las revistas culturales europeas de la Compañía de Jesús.

“Hace unos años se me ocurrió decir que estábamos viviendo una Tercera Guerra Mundial en pedazos. Ahora, para mí, se ha declarado la Tercera Guerra mundial. Y este es un aspecto que nos debe hacer reflexionar. ¿Qué le está pasando a la humanidad que ha tenido tres guerras mundiales en un siglo?”, enfatizó Francisco según la transcripción publicada este martes en el diario La Stampa.

Guerra en Ucrania: complejidad del conflicto

Desde el inicio del conflicto en febrero, el Papa hizo repetidos llamamientos a la paz y se lamentó por "la brutalidad y la ferocidad con la que se está librando esta guerra por parte de las tropas, generalmente mercenarias, utilizadas por los rusos". 

Sin embargo, Francisco consideró que para contribuir al camino de la paz “hay que alejarse del patrón normal de que Caperucita Roja era buena y el lobo era malo. "Aquí no hay buenos y malos metafísicos, de forma abstracta. Está surgiendo algo global, con elementos muy entrelazados", aseguró en la entrevista publicada por la revista italiana La Civilta Cattolica. 

Luego hizo hincapié en el peligro de tener una mirada que no contemple la complejidad del asunto "y no vean todo el drama que se está desarrollando detrás de esta guerra, que tal vez de alguna manera fue provocada o no evitada. Y registro el interés por probar y vender armas. Es muy triste, pero al final es lo que está en juego".

"Llegados a este punto, algunos me dirán: 'Pero usted es pro-Putin'. No, no lo soy. Sería simplista y erróneo decir tal cosa", añadió el líder espiritual católico, que insistió en la necesidad de "razonar sobre las raíces y los intereses" de este conflicto "que son muy complejos".


"También es verdad que los rusos pensaron que todo acabaría en una semana. Pero cometieron un error de cálculo. Encontraron un pueblo valiente, un pueblo que lucha por sobrevivir y que tiene una historia de lucha", apuntó el papa argentino de 85 años, citado por AFP.

El 3 de mayo, en una entrevista con el diario italiano Corriere della Sera, Francisco habló de que el "enfado" del Kremlin había podido ser provocado por "los ladridos de la OTAN a la puerta de Rusia".

Guerras en África

El pontífice también bregó porque lo que está ocurriendo ahora en Ucrania "lo vemos así porque está más cerca de nosotros y toca más nuestra sensibilidad".

"Pero hay otros países muy lejanos -piensen en algunas partes de África, el norte de Nigeria, el norte del Congo- donde la guerra sigue y a nadie le importa. Piensen en Ruanda hace 25 años. Piensen en Myanmar y en los rohingya. El mundo está en guerra".

Luego subrayó que es imperativo abordar el lado humano de la guerra. "Ojalá sus revistas abordaran el drama humano de la guerra. Está muy bien hacer un cálculo geopolítico, estudiar las cosas en profundidad. Deben hacerlo, porque es tu trabajo. Pero también intenten transmitir el drama humano de la guerra", resaltó.

"Reflexionar sobre esto ayudaría mucho a la humanidad y a la Iglesia. Hagan sus reflexiones sociopolíticas, pero no descuiden la reflexión humana sobre la guerra", concluyó.