Las autoridades de París analizan la posibilidad seria de pasar el próximo lunes a zona de alerta máxima sanitaria si se mantiene el fuerte repunte de contagios de coronavirus, advirtió el ministro de Salud, Olivier Véran.

La capital y su periferia, un territorio donde viven casi 7 millones de personas, han "superado los tres umbrales que corresponden a la zona de alerta máxima", avisó Véran en conferencia de prensa.

Si se mantiene esa tendencia, "no tendríamos más remedio que poner París y los suburbios en alerta máxima a partir del lunes", lamentó, citado por la agencia de noticias AFP.

Estar en fase de alerta máxima implica el cierre total de bares y restaurantes y de todos los establecimientos que reciben público salvo si se aplica un protocolo sanitario estricto. Por ese mismo motivo, lugares culturales como teatros, museos y cines están exentos porque respetan la normativa, refirió la agencia de noticias EFE.

Además de París, otras cinco ciudades -Lille, Lyon, Grenoble, Toulouse y Saint-Etienne - también podrían ser puestas en alerta máxima la próxima semana.

Según las autoridades de salud, el número de contagios por cada 100.000 habitantes en París aumentó a 259, por encima del umbral de alerta de 250.

Y entre el 30% y el 35% de las camas de cuidados intensivos están ocupadas, por encima del nivel crítico del 30 por ciento.