La cifra semanal de solicitudes del subsidio por desempleo en Estados Unidos (EE.UU.) bajó la semana pasada a 376.000, comparada con la de 385.000 en la semana anterior, informó la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS).

 Éste es el nivel más bajo en casi 15 meses, y la segunda semana consecutiva en la cual las peticiones han estado por debajo de las 400.000 desde el comienzo de la pandemia de la covid-19, informó la agencia EFE.

 La mayoría de los analistas esperaba una cifra menor de solicitudes -370.000- en un momento en el que mercado laboral sigue recuperándose junto con la economía, mientras sigue bajando la diaria de nuevos casos de covid.

Datos

 La semana pasada, el Departamento de Trabajo informó de que el índice de desempleo en mayo bajó tres décimas y se situó en el 5,8%, por primera vez por debajo del 6% desde que la pandemia impactó sobre el mercado laboral estadounidense.

 El promedio de solicitudes en cuatro semanas, una medida que compensa las variaciones semanales, bajó a 402.500, el nivel más bajo desde marzo de 2020, comparado con 428.000 trámites hasta la semana anterior.

 Además, en la semana que concluyó el 29 de mayo había 3,49 millones de personas que percibían el subsidio por desempleo, comparado con 3,75 millones en la semana anterior.

Incentivos

Los datos se conocieron un día después que se informara que hay poco más de nueve millones de puestos de trabajo sin cubrir en el país. 

Los datos apuntan a puestos vacantes en todos los sectores, encabezados por restauración (1,3 millones), venta al por menor (965.000) y manufactura (850.000). Los únicos sectores en los que las bajas han caído este año han sido en información y medios, minería y educación, informa el sitio elEconomista.es

Estas cifras explican por qué las empresas comenzaron a subir sueldos y ofrecer bonus para intentar atraer a potenciales trabajadores: no es cuestión de esperar, sino que hay que competir con otras empresas, con los generosos subsidios de desempleo extraordinarios durante la pandemia y con el abandono del mercado laboral por parte de muchas personas, asegura el medio.

Un caso paradigmático se vió en un McDonald's de Altamont, en el estado de Illinois. Ante la dificultad para encontrar personal en la reapertura, sus responsables decidieron regalar un iPhone a quien entre a trabajar y aguante seis meses en el puesto cumpliendo una serie de requisitos laborales no especificados.