Ya sin hogar, ya sin dueño y ya casi sin esperanza, varios perros quedaron varados en La Palma, la isla española que sufre las erupciones de un volcán desde hace ya varias semanas. Un dron captó a los animales en un patio amurallado, rodeado por lava volcánica y cenizas, y decidió llevarles comida para que sobrevivan. Es que, debido al aire caliente que emana del lugar, ningún helicóptero puede rescatarlos, razón por la que dos empresas decidieron hacer lo necesario para que los perros sobrevivan.

El Cabildo Insular de La Palma agradeció a las dos empresas locales —Ticom Soluciones y Volcanic Life— por llevar alimentar para los perros abandonados en la zona montañosa de Todoque durante los últimos cinco días. Por su parte, las compañías ya dijeron que harán todo lo posible por mantener la ayuda mientras las condiciones meteorológicas y de seguridad lo permitan.

 

Los animales deambulan por el patio y miran para arriba cada vez que aparece el dron, que les lleva porciones de comida elegidas por los veterinarios que asesoran a las compañías. Una vez que les llegan, los abren con sus dientes o sus patas para luego comerlos, procedimiento que han hecho durante los últimos cinco días. 

La protectora UPA LA Palma aseguró en su página de Facebook que sigue de cerca la evolución del operativo de rescate de los perros. Sin embargo, reconocen que la situación no es nada fácil, por lo que creen que "solo queda esperar que la lava no avance ahí y poder sacarlos más adelante".

En otras partes de La Palma, las personas establecieron un refugio de animales improvisado en el patio de una escuela para realojar a cientos de mascotas que se quedaron sin hogar cuando sus dueños huyeron del volcán Cumbre Vieja que entró en erupción el 19 de septiembre.

Sin un final a la vista para los flujos de roca fundida que devastaron casi 600 hectáreas y unos 1.200 edificios, y obligaron a miles de personas a evacuar, las autoridades ordenaron el martes a otros 700 residentes que abandonaran sus hogares, informó Reuters.