La autoridad electoral de Perú terminó este martes el escrutinio del balotaje presidencial que comenzó el 6 de junio, en el que el sindicalista de izquierda Pedro Castillo se impuso a la candidata de derecha Keiko Fujimori, aunque aún faltaban otros trámites para su proclamación, en medio de una tensión agravada por la propuesta de anular esos comicios, hecha por algunas figuras relevantes y rechazada por la mayoría de dirigentes y especialistas.

Castillo aventajó a Fujimori por solamente 44.058 votos entre más de 17,6 millones de sufragios válidos (50,125% a 49,875%), según publicó la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) en su sitio web, al terminar de contar todas las actas de votación.

El resultado es muy similar al de las elecciones presidenciales anteriores, en 2016, cuando el liberal Pedro Pablo Kuczynski venció en el balotaje a la misma Fujimori por 41.057 votos entre más de 17,1 millones de votos válidos (50,12% a 49,88%).

"Un nuevo tiempo se ha iniciado; millones de peruanos/as se han alzado en defensa de su dignidad y justicia, gracias a los pueblos de todo el Perú que desde su diversidad y fuerza histórica me han brindado su confianza", dijo Castillo poco después en Twitter, y prometió que su gobierno "se deberá a toda la ciudadanía".

Qué falta para que Castillo sea proclamado presidente electo

No obstante, para que Castillo sea proclamado presidente electo aún falta que el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) resuelva solicitudes de anulación de la votación en cientos de mesas, hechas por los dos candidatos debido a supuestas irregularidades en la confección de las respectivas actas.

El pleno del JNE continuó esta tarde deliberando y votando sobre esas solicitudes, en audiencia pública y transmitida en directo por televisión y redes sociales.

“No nos dejemos confundir, hoy ha salido un resultado de conteo de la ONPE pero falta lo más importante, que es la evaluación de las actas pendientes que tiene el JNE; sabemos que cuando analicen esas irregularidades, lo más probable es que ganemos”, dijo Keiko Fujimori esta noche, en un acto partidario en la avenida Paseo Colón, en Lima.

El pedido para anular las elecciones

Pero en paralelo, el clima de crispación a que dio lugar la demora en la resolución del balotaje se vio exacerbado en las últimas horas por la propuesta de que el Congreso desconozca las últimas elecciones, llame a nuevos comicios e incluso reemplace al presidente Francisco Sagasti.

Esa idea fue sostenida, entre otros, por el congresista electo Jorge Montoya -vicealmirante retirado que presidió el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas entre 2007 y 2008-, los ex legisladores Víctor García Belaunde y Jorge del Castillo, y el empresario y reciente ex candidato presidencial Rafael López Aliaga.

Montoya fue quien difundió ayer un pronunciamiento de más de 60 oficiales superiores retirados de las tres fuerzas armadas que cuestionaron la labor de la ONPE y el JNE, y que generó un rotundo rechazo del Ministerio de Defensa.

Entre los firmantes de esa declaración figuraron el ex presidente de facto Francisco Morales Bermúdez, de 99 años, y el también general Walter Martos, que fue jefe de gabinete y ministro de Defensa en 2019-20, cuando el presidente era el luego destituido Martín Vizcarra.

García Belaunde es el líder del partido de centro Acción Popular (AP, fundado por su tío, el dos veces presidente Fernando Belaunde Terry) y Del Castillo es uno de los principales dirigentes del Partido Aprista, heredero del APRA fundado por Víctor Haya de la Torre y después liderado por muchos años por el ex presidente Alan García.

Quiénes defienden el proceso electoral

En tanto, el diario limeño La República afirmó que la propuesta de desconocer las elecciones viola varios artículos de la Constitución y sostuvo que sus autores podrían ser hallados culpables de delitos tales como rebelión y sedición, que se castigan con penas de hasta 20 años de cárcel.

"Lo que hay que hacer es tener confianza, no debemos precipitarnos, menos aun mostrar palabras indebidas como fraude, y respetar los resultados con calma y tranquilidad", pidió esta mañana el presidente Francisco Sagasti en Puerto Maldonado, en el departamento amazónico Madre de Dios.

"No podemos seguir sembrando dudas sobre el correcto desarrollo del proceso, debemos tener una actitud responsable sobre lo que informamos; deberíamos evitar la escalada de violencia, hacemos un llamado a las fuerzas políticas a respetar el orden institucional", exhortó, por su parte, la presidenta de la Asociación Civil Transparencia, Adriana Urrutia, en declaraciones al canal estatal TV Perú.

El vicepresidente de la Conferencia Episcopal Peruana, cardenal Pedro Barreto, también sostuvo que "uno de los primeros aspectos para salir de este atolladero es cumplir fielmente la voluntad popular, que se manifiesta por los organismos electorales", en los que subrayó que tenía "confianza plena y total", según la agencia de noticias Andina.

Con el aumento de la tensión, también se multiplicaron las voces que defienden el proceso electoral.

"Muchos peruanos no hubieran querido estos resultados, pero nosotros fuimos los que decidimos, así que, por favor, les pido que asumamos la responsabilidad de nuestro voto, porque las reglas de juego han sido claras", dijo el ex candidato presidencial Julio Guzmán, líder del Partido Morado al que pertenece Sagasti, tras visitar a Castillo, a quien reconoció como "presidente virtualmente electo".