El gobierno de Perú pidió al presidente venezolano Nicolás Maduro que desista de concurrir a la Cumbre de las Américas en Lima en abril, afirmando que su presencia "no será bienvenida en dicho encuentro".

El gobierno de Perú resolvió cancelar la invitación que había cursado al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, para que asista a la octava Cumbre de las Américas que se realizará en abril próximo en Lima, medida que fue respaldada por más de una docena de países de la región y solo cuestionada por Bolivia.

La decisión, adoptada a raíz de la situación institucional y humanitaria en Venezuela, fue informada por la canciller peruana, Cayetana Aljovín, a los representantes de los países integrantes del Grupo de Lima, que ayer sesionaron en la capital peruana.

"La fecha de las elecciones en Venezuela era un tema central porque nos daría luces sobre si el proceso electoral podía ser transparente, creíble y democrático, o si se trataba de un proceso sin garantías", explicó Aljovín.

"Se concretó lo que temíamos: el tribunal electoral de ese país decidió que las elecciones se realicen el 22 de abril; esto no permite realizar unas elecciones transparentes y justas, y motiva el llamado del Grupo de Lima", agregó la funcionaria en declaraciones a la radio RPP.

Aljovín no descartó que la cancelación de la invitación a Maduro pueda ser revisada, aunque advirtió que hay pocas probabilidades de que ello suceda. "Hoy por hoy, dadas las circunstancias que venimos afrontando, parecería que no", respondió al ser consultada al respecto.

"Lo que queremos en la Cumbre de las Américas es dar el mensaje de que las declaraciones no se pasan por agua tibia; no podemos deslegitimar lo que los pueblos están requiriendo a las autoridades", señaló la ministra.

"Si la Declaración (de la tercera Cumbre de las Américas, en Quebec, en 2001) es clarísima en que los países que deben participar de la cumbre tienen que respetar el orden democrático y constitucional, aceptar la presencia de Maduro es ir contra los principios", subrayó.

Según Aljovín, la decisión adoptada ayer "va a delimitar la cancha" en la región porque "va a ameritar que varios países señalen cuál es su posición y ver cuáles realmente consideran que el régimen de Maduro es democrático y cuáles no".

La medida fue bien recibida por el Grupo de Lima, que incluyó un respaldo explícito a ella en la declaración que emitió al cabo del encuentro.

El sexto punto de ese documento dice que Perú "ha decidido reconsiderar" la participación de Venezuela en la próxima Cumbre de las Américas "ante el continuo y grave deterioro de las instituciones democráticas" en el país caribeño. "Los miembros del Grupo de Lima respetamos esa decisión, remarca el documento.

El Grupo de Lima -que integran la Argentina y otros 13 países de América y el Caribe- fue creado a mediados de 2017 para seguir de cerca la crisis en Venezuela y pronunciarse sobre ella.

Está integrado por la Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guayana, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía.