Incluso después de su condena por corrupción, el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva es líder absoluto para vencer las elecciones en la primera y segunda vuelta de octubre, aunque sin su participación el vencedor sería el ultraderechista Jair Bolsonaro, teniendo en cuenta una mayoría que votaría en blanco.

Lo revela una encuesta del instituto Datafolha divulgada por el diario Folha de Sao Paulo, que otorga a Lula el 37% de los votos, vencedor en todos los escenarios contra cualquier rival y con 20 puntos de diferencia de Bolsonaro.

Bolsonaro es un defensor de la última dictadura militar brasileña

El gran interrogante es saber si el Tribunal Superior Electoral, en septiembre, aceptará la candidatura de Lula, ya que fue condenado a 12 años y un mes de prisión por una cámara de apelaciones, con lo cual le cabe la aplicación de la inhabilitación en virtud de la Ley de Ficha Limpia.

Según Datafolha, sin Lula, el vencedor de las elecciones sería el voto anulado o el blanco, pero como no se contabilizan, el ganador sería, con el 21% de los votos, el diputado ultraderechista Jair Bolsonaro, defensor de la dictadura militar, del Parido Social Liberal (PSL).

Un dato clave fue aportado por la encuesta a partir de la posibilidad de que Lula no pueda participar: se amplió del 49% al 53% el rechazo del electorado a apoyar a un candidato elegido por él para reemplazarlo: el nombre que más ronda es el del ex gobernador de Bahía y ex jefe de gabinete Jacques Wagner, quien en un escenario sin Lula tiene 2%.

En un escenario sin exclusiones, Lula lleva 37%, Bolsonaro 16% y con 7% aparece el aliado crítico de Michel Temer Geraldo Alckmin, gobernador de San Pablo del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), al igual que el laborista Ciro Gomes.

Según Datafolha, sin Lula, el vencedor de las elecciones sería el voto anulado o en blanco

Con 5% figura Joaquim Barbosa, el primer juez negro de la corte suprema, famoso por condenar al Parido de los Trabajadores en el caso Mensalao y con 2% el ex presidente Fernando Collor de Mello.

Con 1% aparece el único defensor férreo del modelo de Temer, el ministro de Economía Henrique Meirelles, del Partido Social Demócratico (PSD).

En un segundo escenario, que incorpora otros candidatos potenciales, se mantienen Lula y Bolsonaro por delante pero tercero, con 8%, aparece la ex ministra de ambiente Marina Silva, tercera en los comicios de 2010 y 2014, del partido Rede.

Para la segunda vuelta, los escenarios teniendo en cuenta los votos válidos, Lula vencería por 49% a 30% al gobernador Alckmin, y 47% a 32% a Marina Silva o a Bolsonaro.

"La probable inhabilitación de Lula profundiza la crisis de representación democrática, ya que estamos en el más alto nivel de voto blanco y nulo sin su presencia en las urnas", dijo Mauro Paulinho, director de Datafolha.