Las empresas de Cataluña confían en que el conflicto de secesión no se agravará, pero el 46% congeló sus presupuestos para 2018 y un 25% asegura que contratará menos personal, según un estudio publicado ayer.

"Casi la mitad de los empresarios ha parado sus inversiones a la espera de las elecciones", dijo el director del informe y profesor de la Escuela de negocios Esade, Fernando Trías de Bes.

"En este contexto, la gestión del conflicto en Cataluña en los próximos meses va a ser determinante para la economía catalana", remarcó el economista, que recogió la opinión de más de cien directivos de grandes y pequeñas empresas instaladas en la norteña región de España.

De acuerdo con el informe, un 92% de los entrevistados considera que el conflicto de secesión seguirá igual o mejorará después de las elecciones del 21 de diciembre, que fueron convocadas por el Ejecutivo español de Mariano Rajoy.

No obstante, el grado de preocupación económica hacia la situación y perspectivas de la empresa y sector económico en relación con los acontecimientos políticos en Cataluña es "alto o muy alto" para un 80% de los directivos, según el estudio.

Por otro lado, un 56% afirma que sus ventas se vieron reducidas a raíz de las turbulencias provocadas por el proceso de secesión, mientras un 43% dice no haberse visto afectados.

El promedio de respuestas sobre la variación de ventas para los meses de septiembre a noviembre es de una caída del 9,5%. Se concentraron las caídas en octubre, coincidiendo con el momento culmine del plan de secesión del ex presidente Carles Puigdemont.