Funcionarios de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos se mostraron pesimistas sobre la velocidad de la recuperación económica tras la epidemia del Covid-19, y advirtieron que la tasa de desempleo en la principal potencia mundial podría aumentar de nuevo si la enfermedad no se controla.

El banco central estadounidense dejó claro que espera que la recuperación económica completa lleve años, además mantuvo la tasa de interés cerca de cero en la última reunión de política monetaria.

Las incipientes señales de recuperación de los datos económicos, con un aumento de los puestos de trabajo y mejores ventas minoristas en mayo, alimentaron algunas esperanzas de una recuperación más rápida.

Sin embargo, las autoridades de la Fed rechazaron esa idea y advirtieron que no se reabra la economía demasiado rápido tras el fin de los confinamientos estatales.

"Esta falta de contención podría conducir, en última instancia, a la necesidad de cierres más prolongados, lo que resultaría en una reducción del consumo y la inversión, y un mayor desempleo", dijo el presidente de la Reserva Federal de Boston, Eric Rosengren, en un evento virtual organizado por la Cámara de Comercio de Greater Providence.

Por su parte el jefe de la Fed de Mineápolis, Neel Kashkari, también declaró que la recuperación económica tardaría más de lo que esperaba hace unos meses, y advirtió que la reciente tendencia positiva en el aumento de los puestos de trabajo podría invertirse pronto si no se domina el virus.

"Desafortunadamente, mi escenario base es que veremos una segunda ola del virus en Estados Unidos, probablemente este otoño", aseguró Kashkari en entrevista remota de CBS News. "Si hay una segunda ola, esperaría que la tasa de desempleo suba otra vez".