La petrolera estatal Petrobras, la mayor empresa del Brasil, abrirá un proceso de dimisión voluntaria (PDV) entre sus trabajadores con el objetivo de reducir en 4.300 puestos su plantilla laboral, que a fines del año pasado alcanzaba a 63.361 personas.

Según Petrobras, el costo previsto de las indemnizaciones alcanza unos 1.100 millones de reales (u$s275 millones), en tanto que el ahorro estimado sería de 4.100 millones de reales (u$s1.025 millones) para el período 2019-2023.

"El PDV fue elaborado considerando el costo de reposición de los cuadros de la compañía, la preservación del efectivo necesario a la continuidad operacional y la adherencia al Plano de Negocios y Gestión vigente", aseguró la compañía en un comunicado.

En marzo, Petrobras anunció que pretendía cortar 8.100 millones de dólares de gastos en cuatro años, con la reducción de los costes con empleados y menores gastos en propagandas y oficinas.

En los últimos años, Petrobras ya lanzó otros programas de retiros voluntarios para reducir su cuadro de empleados, como forma de disminuir los costos de la empresa, una de las petroleras más endeudadas del mundo.

La compañía brasileña también lanzó un gran plan de desinversiones con el que espera lograr cerca de 40.000 millones de dólares este año.