El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, revocó el permiso presidencial para el proyecto de extensión del oleoducto Keystone XL que había emitido Donald Trump (2017-2021) y abrió un frente de conflicto con su vecino del Norte, Canadá.

Luego de esa decisión, la Casa Blanca informó que el primer contacto formal como mandatario que tendrá Biden será con el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, este viernes a través de una conversación telefónica.

La decisión que tomó Biden a pocas horas de asumir fue recibida con preocupación por el gobierno canadiense que, a través de Trudeau señaló: "Biden prestó juramento como el 46º presidente de los Estados Unidos de América, si bien damos la bienvenida al compromiso del presidente de luchar contra el cambio climático, estamos decepcionados pero reconocemos la decisión del presidente de cumplir con su elección promesa de campaña en Keystone XL", afirmó.

La construcción de la extensión del oleoducto Keystone XL fue paralizada antes de la esperada decisión del presidente estadounidense  según dijo la empresa matriz del oleoducto, TC Energy, ex TransCanada, en un comunicado.  El permiso de construcción de Keystone XL fue otorgado en 2019 por Trump.
 

Biden y una cumbre con Trudeau


horas después de la decisión, la Casa Blanca confirmó que la primera llamada telefónica con un líder extranjero está programada para este viernes con el primer ministro canadiense Justin Trudeau, según confirmó la secretaria de prensa , Jen Psaki.

"Su primera llamada con un líder extranjero será este viernes con el primer ministro Trudeau", dijo Psaki en conferencia de prensa.

Ambos conversarán sobre “la importante relación” entre los dos países, y la decisión de Biden de cancelar de revocar el permiso presidencial para el proyecto de extensión del oleoducto Keystone XL, agregó. Trudeau y Biden ya se concen, y mantuvieron encuentros cuando el actual presidente era el vice de Barack 

 

Canadá, petróleo y oleoductos
 

El Keystone es un sistema de oleoductos que mueve el petróleo crudo de la provincia de Alberta (oeste) desde la ciudad canadiense de Hardisty a refinerías y parques de tanques en los estados estadounidenses de Illinois (medio oeste), Oklahoma (medio oeste) y Texas (sur).  Las primeras tres fases del sistema se encuentran operativas.

Sin embargo, la construcción de la cuarta fase, más conocida como Keystone XL, que estaba planificada para transportar petróleo al estado estadounidense de Nebraska (medio oeste), ha provocado un gran revuelo en ambos lados de la frontera.

La extensión propuesta del oleoducto fue rechazada dos veces por la administración de Barack Obama (2009-2017), pero fue respaldada por Donald Trump (2017-2021).

En septiembre, la Corte Suprema de Estados Unidos rechazó una solicitud de la administración Trump y TC Energy para desestimar un fallo de un tribunal inferior que bloqueaba la construcción del oleoducto debido a una violación relacionada con un permiso de cruce de agua, informó la agencia Sputnik.