La compañía estadounidense Pfizer anunció este viernes que a fines de noviembre pedirá la autorización para avanzar con el uso de emergencia de su vacuna contra el coronavirus. 

"Si se demuestra que la inyección es efectiva en una gran prueba en etapa avanzada", indicó el director ejecutivo de la firma, Albert Bourla, en una carta abierta publicada en el sitio web.

Así, serán las revisiones de seguridad quienes dictamimen el cronograma, mientras que la Administración de Alimentos y Medicamentos requerirá que al menos la mitad de las personas en el estudio sean vigiladas por efectos secundarios durante dos meses.

"Permítanme ser claro, asumiendo datos positivos, Pfizer solicitará el uso de autorización de emergencia en los EE. UU. Poco después de que se logre el hito de seguridad. Ese hito debería lograrse en la tercera semana de noviembre", amplió Bourla.
El anuncio de este viernes representa un cambio de tono para la empresa y su líder, quien enfatizó repetidamente el mes de octubre en entrevistas y apariciones públicas, en medio del tramo final de la campaña presidencial.
 

Además, la compañía alineó su mensaje con el del presidente Donald Trump, quien no ocultó su deseo de contar con un fármaco aprobado antes de las elecciones. Incluso había señalado a Pfizer y a su director como "gran tipo".

"Pfizer podría tener cifras preliminares para fines de octubre sobre si la vacuna funciona, aún necesitaría recopilar datos de seguridad y fabricación que se extenderán. La línea de tiempo hasta al menos la tercera semana de noviembre", concluyó Bourla.