Los agricultores deben tener un plan de respaldo en caso de que Estados Unidos salga del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), advirtió Ted McKinney, subsecretario de comercio y asuntos agrícolas extranjeros de Estados Unidos.

Las conversaciones entre EE.UU., México y Canadá iniciaron después de que el presidente Donald Trump firmara una orden, poco después de asumir el cargo, para renegociar el acuerdo en medio de preocupaciones de que el déficit comercial estadounidense con México es insostenible y para eliminar lo que la administración considera como subsidios injustos.

El representante comercial de EE.UU., Robert Lighthizer, señaló en un comunicado después de la quinta ronda de conversaciones, que finalizó el mes pasado, que los negociadores lograron algunos avances para modernizar el TLCAN, pero que sigue preocupado por la falta de progreso.

Mientras que McKinney comentó que él y otros dentro del Departamento de Agricultura son optimistas en el hecho de que Lighthizer logrará un triunfo en las negociaciones.

Pero, aun así, aconsejó que "sería prudente que los productores de cultivos y ganaderos consideren algunas estrategias en caso de que se abandone el acuerdo".

"Sabemos que el presidente y otros que trabajan en el comercio han escuchado la premisa no dañar a la comida y a la agricultura, y esperamos que siga en primer plano, pero también debemos recordar que el mandatario fue elegido para servir a todas las industrias, no solo la agrícola", explicó McKinney.