El jefe comisionado de la Policía del estado de Australia Occidental, Chris Dawson, pidió perdón a los pueblos indígenas por los "errores" cometidos contra estas poblaciones durante décadas, por parte, especialmente, de los cuerpos policiales.

"En nombre de la Fuerza de Policía de Australia Occidental, me gustaría decir lo siento a los pueblos aborígenes e isleños del Estrecho de Torres por nuestra participación en acciones ilícitas pasadas que han causado dolor y sufrimiento inmensurables", dijo Dawson en un discurso en la sede de la Policía en la ciudad capitalina de Perth, recogido en la página de la institución policial.

Las acciones incluyeron la eliminación de niños de las comunidades, muchos de ellos fueron abusados y descuidados; la expulsión de las tribus de su tierra, la violencia, el racismo y el encarcelamiento.

En su intervención, el jefe policial hizo una apología histórica a los pueblos indígenas, que están sobrerrepresentados en las cárceles del país. Específicamente, los indígenas australianos, que constituyen el 3 % de la población nacional, representan el 25 % de la población carcelaria de Australia.