El conservador Sebastián Piñera Echenique, de 68 años, juró ayer por segunda vez como presidente de Chile, en una ceremonia solemne celebrada en la sede del Congreso.

Piñera ingresó al recinto para jurar como presidente minutos antes de las 12. Sólo se detuvo a saludar a su esposa, Cecilia Morel, y luego, tras un saludo cordial con la saliente mandataria Michelle Bachelet, se colocó a su izquierda para comenzar el acto.

Luego del juramento de rigor, Bachelet le entregó la banda presidencial a Carlos Montes, titular del Senado, quien procedió a colocársela a Piñera.

La mandataria saliente puso la nota de humor de la ceremonia al preguntarle al senador, que titubeó al intentar colocar la banda a Piñera, "¿Te ayudo, Carlos?", lo que provocó risas entre los dirigentes que esaban más próximos a la escena.

Tras el breve episodio, que sirvió para distender la solemnidad del acto, Bachelet colocó en la banda la piocha de OHiggins, uno de los símbolos del mando, completando el ritual.

Una vez que los miembros del gobierno saliente abandonaron el recinto, el tradicional acto republicano continuó con la jura de los ministros que acompañarán a Piñera en este segundo mandato como jefe de Estado chileno.