El presidente de Chile, Sebastián Piñera, finalmente promulgó la reforma constitucional que permite el retiro anticipado del 10% del fondo de pensiones para lidiar con las consecuencias del coronavirus, sin convocar a la prensa ni realizar la tradicional ceremonia de promulgación en la sede de Gobierno chileno.

"El presidente Sebastián Piñera Echenique promulgó, junto a los ministros de Hacienda, Ignacio Briones; de la Secretaría General de la Presidencia, Claudio Alvarado; y del Trabajo (subrogante), Fernando Arab, la Reforma Constitucional que permite el retiro excepcional de los fondos acumulados de capitalización individual", informó el Gobierno a través de un escueto comunicado.

La reforma será ingresada a la Contraloría General de la República mañana, sorteando así el último tramite burocrático para convertirse oficialmente en reforma constitucional, y entrar inmediatamente en vigencia.

Piñera expresó su rechazo al proyecto durante todo su trámite legislativo, y su aprobación por amplia mayoría en el Congreso fue una de las derrotas políticas más importantes de su mandato, lo que habría inclinado la balanza a favor de la promulgación antes que por el veto que esperaban muchos de sus partidarios.

El proyecto impulsado por la oposición, permite a todas las personas retirar por una sola vez un monto equivalente al 10% de sus ahorros en el fondo de pensiones en dos cuotas del 50%, para poder afontar la pandemia del coronavirus.

La Presidencia explicó que la decisión de Piñera buscó "facilitar y agilizar el retiro de estos fondos de ahorros previsionales por parte de personas habilitadas, dada la difícil situación económica y social que viven muchas familias y compatriotas".

Agregó que "el Gobierno de Chile está firmemente comprometido con avanzar en una profunda reforma previsional que permita cambiar el sistema, con el propósito de mejorar las pensiones de todos los ciudadanos".