El gobierno de Polonia aseguró que no hará ningún cambio al proyecto de ley presentado al Parlamento que postula prohibir la mención de crímenes cometidos por la "nación polaca" durante el Holocausto, pese al enérgico rechazo de Israel y a los diversos pedidos de modificaciones al texto.

"No cambiaremos nada", advirtió la vocera del gobernante Partido Ley y Justicia y vicepresidenta del Parlamento de Polonia, Beata Mazurek, en su cuenta de Twitter, y pidió que se deje de acusar "a Polonia y a los polacos por crímenes alemanes".

En el texto normativo de Polonia, se penaliza el uso del término "campo de exterminio polaco" para referirse a los campos donde judíos, homosexuales y gitanos, entre otros, fueron asesinados durante la ocupación nazi del país a lo largo de la Segunda Guerra Mundial.