La policía de Hong Kong arrestó a unos 300 manifestantes prodemocráticos que marcharon por la ciudad semiautónoma bajo control de China en contra de una ley que criminaliza cualquier insulto al himno nacional chino, en momentos en que los legisladores precisamente debatían la norma.

Las protestas arrancaron en la madrugada con bloqueos de calles y vías ferroviarias, mientras la policía blindó el edificio legislativo antes de la sesión y advirtió a los manifestantes que si no se dispersaban, podían ser arrestados y procesados.

Los casi 300 manifestantes fueron detenidos bajo la sospecha de "participar en una reunión no autorizada", según dijo la policía en Facebook.

Entre los detenidos hay dos estudiantes de 14 y 15 años acusados de "posesión de instrumentos listos para propósitos ilegales", en alusión a cascos y respiradores usados por los manifestantes, dijo la policía, citada por la agencia de noticias DPA.

El proyecto de ley en debate criminaliza los insultos al himno nacional chino y los culpables pueden enfrentar penas de hasta tres años de prisión y una multa de 50.000 dólares de Hong Kong, unos 6.450 dólares estadounidenses.

Los opositores al proyecto de ley dicen que constituye un golpe a la libertad de expresión en la ciudad, mientras que los funcionarios de Beijing aseguran que fomentará un espíritu patriótico y valores socialistas.

El legislador pro Beijing, Tony Tse, defendió la iniciativa durante el debate legislativo y dijo que que "todas las democracias occidentales tienen leyes para proteger sus banderas nacionales, himnos y emblemas nacionales"

Un vocero de la Cancillería china, Zhao Lijian, insistió en que las reformas se limitan a regular "asuntos internos" del gigante asiático y advirtió que se adoptarán las medidas que sean "necesarias" para responder a las "fuerzas externas" que quieren interferir, informaron medios oficiales.

.