El secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, afirmó que Estados Unidos prefiere una "solución pacífica" a la crisis desatada por los ataques contra instalaciones petroleras sauditas, que calificó como un "acto de guerra" por parte de Irán.

En tanto que el ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohamad Javad Zarif, aseguró que Estados Unidos o Arabia Saudita desencadenarían "una guerra total" si deciden atacar Irán, en una entrevista difundida por la cadena de televisión estadounidense CNN.

"No queremos la guerra, no queremos un enfrentamiento militar. Creemos que un conflicto armado basado en un engaño es algo terrible. Pero no temblamos cuando se trata de defender nuestro territorio", añadió Zarif.

Pompeo, de gira por el Golfo, declaró a su llegada a Dubai que "hay consenso" en la región sobre la responsabilidad iraní, pero que su gobierno prefiere una "solución pacífica".