Las denuncias médicas sobre el colapso de los hospitales en Bolivia comenzaron a confirmarse con la muerte por coronavirus de al menos seis personas por falta de atención en las calles, frente a los centros asistenciales o en sus casas, registradas en La Paz, Cochabamba y Beni, mientras que en Santa Cruz los enfermos deben esperar que alguien fallezca para ser internados, lo que en otros lugares del mundo se conoció como "el dilema de la última cama".

"No nos atendieron. Estábamos aquí (en la puerta del hospital Cochabamba) desde las siete de la mañana. Nos han dicho que están haciendo rotación de personal", lamentó el nieto de una mujer de la tercera edad que era sospechosa de tener Covid-19 y murió el domingo en la puerta de ese centro asistencial, según informó el diario Página Siete.

Los testimonios del nieto y otras personas que estaban en el lugar coinciden en que al ver que la anciana se ahogaba pidieron asistencia a los gritos, que alguien sacara un tubo de oxígeno al menos, pero que no obtuvieron respuesta.

Murió en la calle

También se conoció el deceso de una persona en camino hacia una clínica privada. "Aparentemente tuvo un cuadro respiratorio y dejó progresar la enfermedad -como la mayoría de la gente está haciendo- y no pudo llegar a una atención oportuna. Falleció en el camino", indicó al medio paceño el jefe de Vigilancia Epidemiológica del Servicio Departamental de Salud (Sedes) Cochabamba, Rubén Castillo.

El secretario de relaciones del Sindicato de Ramas Médicas de Salud (Sirmes) Cochabamba, Carlos Nava, lamentó que en los últimos días se estén registrando decesos en las puertas de hospitales, domicilios y calles, pero aseguró que eso se debe a que el servicio de salud pública está colapsado.

"Lamentablemente, eso sucede porque la gente no cumple las medidas de bioseguridad", dijo.

Castillo confirmó que los hospitales están saturados. "Las 18 camas de UTI (terapia intensiva) están siendo utilizadas al momento".

El dilema de la última cama

En Santa Cruz un testimonio da cuenta del colapso de los hospitales. Una mujer, identificada como Pamela afirmó que pidió ayuda para su esposo, de 33 años, que dio positivo en el test de coronavirus pero no consiguió que lo internaran en el hospital Pampa de la Isla.

"Los médicos me comunicaron que no había espacio y debía esperar a que un paciente fallezca para que mi esposo ingrese a la intubación endotraquial", relató la mujer al diario digital Clave300.

En La Paz la situación es similar. Las 14 camas de UTI de los hospitales que atienden casos Covid-19 están ocupadas. Por esa razón, el viernes una persona peregrinó por diferentes hospitales, pero cuando llegó al Hospital de Cotahuma falleció.

La situación amenaza con desbordarlo todo. Según el diario Los Tiempos, la familia de un hombre que falleció por una afección cardíaca no consiguió quién lo atendiera y tampoco quién acepte el cuerpo en un cementerio.

La Sociedad Boliviana de Medicina Crítica y Terapia Intensiva advirtió hace unos días que Bolivia tiene un poco más de 100 camas para Covid-19, cuando se requiere al menos siete veces más, y también se precisa duplicar la cantidad de médicos terapistas intensivos, que actualmente son 210.

Por el momento Bolivia tiene cerca de 18.500 casos de coronavirus positivos y suma 611 muertes por la enfermedad, según el conteo global que lleva adelante la universidad estadounidense Johns Hospkins. El país duplicó sus casos tras 14 días de flexibilización de la cuarentena.