La presidenta del Supremo Tribunal Federal de Brasil, Carmen Lúcia Antunes, asestó una fuerte sacudida al gobierno del presidente Michel Temer, al prohibir la asunción como ministra de Trabajo de la diputada Cristiane Brasil Francisco, debido a que la legisladora fue condenada por la justicia laboral por tener "en negro" a sus ex empleados.

La decisión provocó la cancelación de la asunción de Brasil, del Partido Laborista Brasileño (oficialista, de centroderecha, PTB), en una ceremonia que había sido anunciada por Temer para ayer.

El Poder Ejecutivo insistirá ante la justicia para concretar la asunción de Brasil Francisco, dijo el ministro de Gobierno Carlos Marún.

La presidenta del Supremo Tribunal Federal (Corte Suprema brasileña) aceptó un pedido cautelar por cuestiones morales por parte del Movimiento de Abogados Laboralistas Independientes, a raíz de que la diputada fue condenada por no pagar obligaciones salariales a ex empleados.

La jueza dio un plazo de 48 horas a las partes y a la procuradora general de la república, Raquel Dodge, para presentar argumentos frente a la decisión cautelar que responde a una cuestión de "moralidad pública".

El MATI se apoyó en que Brasil fue procesada en 2016 por haber tenido dos conductores a su servicio sin contratos formales ni las garantías laborales de ley, por lo que fue condenada a indemnizar a uno de ellos con más 60.000 reales (unos 18.750 dólares).

El Ejecutivo reaccionó a través de Marun, quien afirmó que Temer pretende "continuar la batalla jurídica por el reconocimiento de la obvia prerrogativa del Presidente de nombrar a sus ministros".

El ministro subrayó la "confianza" que el Gobierno tiene "en el buen juicio de las decisiones judiciales", manifestó que Cristiane Brasil asumirá el Ministerio de Trabajo "en su debido momento" y reiteró que no existe un nombre alternativo para ese cargo.

"Toda novela siempre tiene un final feliz", apuntó Marun en alusión al conflicto entre el Gobierno y los tribunales por este asunto, que se prolonga desde hace casi veinte días.

Brasil debería reemplazar en el Ministerio de Trabajo al también diputado Ronaldo Nogueira, quien renunció el mes pasado para concentrarse en la campaña para las elecciones de octubre próximo, en las que intentará mantener su escaño en la Cámara baja.

Tanto Nogueira como Brasil son miembros del Partido Laborista Brasileño (PTB), que cuenta con 16 diputados y se ha comprometido a apoyar una polémica e impopular reforma del régimen de pensiones y jubilaciones que impulsa Temer desde el año pasado.