El número de sirios que necesitan asistencia humanitaria creció drásticamente debido a la pandemia de COVID-19, declaró Andrej Mahecic, vocero de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

"El número de refugiados vulnerables que carecen de recursos básicos para sobrevivir en el exilio ha aumentado drásticamente como resultado de la emergencia de salud pública (...) Muchos refugiados perdieron lo que ya era un ingreso escaso, lo que les obligó a reducir los gastos en sus necesidades más básicas, incluidos alimentos y medicamentos", dijo Mahecic.

El funcionario de la ACNUR también se mostró preocupado por la situación humanitaria de los sirios que regresan a sus hogares, entre ellos más de seis millones de desplazados internos y otros grupos vulnerables en Siria.

Mahecic señaló que la crisis económica provocada por el coronavirus afectó a cientos de miles de refugiados sirios en Oriente Medio.