La crisis del coronavirus destruyó 360.000 empleos en España, elevando a 3,88 millones de ciudadanos la cifra oficial de desocupados, según los últimos datos del Ministerio de Trabajo y Economía social de ese país.

El número de afiliados a la Seguridad Social del país se ubica en poco más de 19 millones, con un balance interanual negativo por primera vez en seis años consecutivos, poniendo fin así a la lenta recuperación española desde la crisis de la burbuja inmobiliaria, informó el sitio web RT.

El mes de diciembre, al que corresponden los últimos datos publicados, fue especialmente duro: mientras el número de desocupados aumentó en 36.825 personas, la Seguridad Social sumó 26.342 nuevos cotizantes. Es la primera vez que el desempleo no baja en diciembre desde el 2011.

Por su parte, el servicio de estudios BBVA Research publicó un reporte coyuntural que estimó que España contaría con 830.000 trabajadores más en activo si la pandemia no hubiera tenido lugar.