La cantidad de personas que solicitaron asistencia por desempleo en  Estados Unidos aumentó por segunda semana consecutiva para ubicarse en 351.000, indicio de que la variante delta del coronavirus está entorpeciendo la recuperación del mercado laboral, al menos temporalmente.

Estas cifras avalan la cautela expresada por el titular de la Reserva Federal (Fed), Jerome Powell, quien si bien dijo que la reducción de estímulos económicos comenzaría "pronto" aseguró que "la variante delta causó un incremento significativo en los casos de COVID-19 que tuvo como resultado importantes dificultades y pérdidas y la desaceleración de la recuperación económica".

Según el reporte del Departamento del Trabajo difundido ayer, los pedidos de asistencia pública por desempleo aumentaron en 16.000 la semana pasada con respecto a la semana anterior.

Evolución

A medida que el mercado laboral se ha ido fortaleciendo, los pedidos de prestaciones —a menudo augurio de despidos— han ido disminuyendo luego de alcanzar un máximo de 900.000 a inicios de este año, reflejo de la recuperación económica tras la grave contracción sufrida por la pandemia.

Aun así, los pedidos de ayuda por desempleo siguen estando relativamente altos: antes del inicio de la pandemia en marzo de 2020, rondaban los 220.000 por semana.

Los empleadores en Estados Unidos han estado aumentando sus contrataciones desde que se eliminaron 22 millones de empleos en marzo y abril de 2020 como consecuencia de la pandemia. Desde entonces, la economía ha creado unos 17 millones de puestos de empleo a medida que ha avanzado la campaña de vacunación y la ciudadanía se anima a volver a salir de compras, comer en restaurantes o viajar.

Sin embargo, las contrataciones, que en promedio suman unos 585.000 empleos en lo que va de año, disminuyeron a apenas 235.000 en agosto en medio de la suba de casos por la contagiosa variante delta.

Retiro de ayudas

En total, unos 2,8 millones de personas estaban recibiendo prestaciones por desempleo la semana del 11 de septiembre, un aumento de 131.000 comparado con la semana previa.

Días atrás más de 8 millones de personas perdieron todas las prestaciones por desempleo, al expirar dos programas federales que cubrían a contratistas independientes y a personas que llevaban más de seis meses desempleadas. Ambos programas fueron creados en marzo del año pasado para ayudar a la población en medio de la crisis causada por la pandemia. Otros 2,7 millones de personas que recibían ayuda por desempleo a nivel estatal perdieron los cheques de 300 dólares semanales la semana pasada.

Esta semana la Fed mantuvo sin cambios su tasa de interés de referencia en el reducido nivel récord de cerca de cero, y prometió continuar con el programa de compra de activos al menos al ritmo actual de 120.000 millones de dólares mensuales hasta que se hayan logrado "más avances significativos" en el empleo y la inflación con respecto a diciembre pasado.