Las peticiones semanales de subsidio por desempleo en Estados Unidos se situaron por debajo del millón en la semana que finalizó el 8 de agosto por primera vez desde marzo, al alcanzar los 963.000 nuevos solicitantes, frente a los 1,191 millones de la semana anterior, según los datos publicados por el Departamento de Trabajo de Estados Unidos.

De esta forma, desde que el Departamento comenzó a informar de que las peticiones estaban siendo afectadas por la pandemia del covid-19, se registraron un total de 56,6 millones de solicitudes de este tipo de prestación.

El organismo ha revisado al alza las cifras de la semana finalizada el 1 de agosto en 5.000 demandantes de ayuda, por lo que las peticiones de la semana anterior fueron de 1,191 millones.

Por estados, la región que más peticiones registró durante la semana pasada fue California, con 213.482 solicitudes, por delante de Georgia (62.279) y Florida (55.106). "El virus covid-19 sigue impactando en el número de peticiones de subsidio de desempleo", explicó el Departamento de Trabajo.

El número de receptores del subsidio por desempleo en la semana que finalizó el pasado 1 de agosto mantuvo la tendencia a la baja de la semana precedente, hasta situarse 15,486 millones de beneficiarios. Se trata de la cifra más baja registrada por el Departamento de Trabajo desde principios de abril y representa una caída semanal de 604.000 personas.

Durante varios meses, hasta que la pandemia golpeó el mercado laboral de los Estados Unidos, el promedio semanal de estas solicitudes se mantuvo en unos 215.000 trámites, y la cifra saltó a 6,8 millones de pedidos en la última semana de marzo.

La recuperación del mercado laboral estadounidense se vio reflejada en julio con el descenso del índice de desempleo, del 11,1% el mes previo al 10,2%, mientras que se generaron 1,8 millones de empleos, según datos aportados la semana pasada por la Oficina de Estadísticas Laborales.