Los ministros de Relaciones Exteriores de la Unión Europea anticiparon que es posible que se consiga un acuerdo de divorcio con el Reino Unido antes de la cumbre del bloque, que empieza mañana, pero subrayaron que para eso, Londres debe avanzar en sus compromisos.

Sin dar precisiones y con muchas preguntas por responder, los diplomáticos europeos dejaron claro que por primera vez están cerca de conseguir un acuerdo de Brexit.

"Es hora de convertir las buenas intenciones en un texto legal", dijo a los ministros de la UE el negociador de Bruselas, Michel Barnier, en referencia a las propuestas de Londres en torno de la frontera irlandesa, el principal escollo en las negociaciones.

Irlanda, una república miembro de la UE, comparte frontera con Irlanda del Norte, una de las naciones constitutivas del Reino Unido, y ambos quieren mantener la frontera invisible por motivos económicos y para mantener la paz conseguida con los acuerdos de viernes santo de 1998, que pusieron fin a un conflicto armado de casi tres siglos. Pero cuando Londres abandone el grupo de los Veintiocho, esa frontera pasaría a ser un límite externo de la UE, que Bruselas quiere mantener con controles.

Barnier señaló que espera tener una respuesta clara en las próximas horas, para poder trasmitirle a los miembros del grupo lo que debe decidirse en la cumbre del bloque. "Las conversaciones no han parado durante el fin de semana y ayer, y aunque parezca cada vez más difícil es posible lograr un acuerdo esta semana", expresó Barnier al llegar a Luxemburgo para reunirse con los ministros de Relaciones Exteriores del bloque.

Te puede interesar: 

 

Por otro lado, el primer ministro británico, Boris Johnson, aprovechó el impulso de las negociaciones para hablar con el presidente francés, Emmanuel Macron, y discutir la forma de avanzar hacia un acuerdo. El Reino Unido tiene que abandonar la UE el 31 de octubre y se considera que la cumbre del bloque es la última oportunidad que tienen para no irse sin acuerdo, algo que perjudicaría a ambos.

En tanto, el sábado está convocada una movilización para exigir un nuevo referéndum, bajo el lema "Let Us Be Heard" (hagamos que nos escuchen). La policía británica informó que se prepara para lo que podría ser una de las mayores manifestaciones en la historia del Reino Unido, ya que supone que más de un millón de personas se concentrarán frente al Parlamento en Londres durante una sesión de emergencia en la que los parlamentarios debatirán sobre el Brexit.

"Peoples Vote", el grupo que organiza la marcha, está conformado por ciudadanos europeos que residen en el Reino Unido, y quiere enviar un mensaje fuerte y claro contra la política del Brexit que impulsa el primer ministro Johnson.

Te puede interesar:

Ver más productos

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

Alberto Fernández y Macri, juntos en una misa

Alberto Fernández y Macri, juntos en una misa

Ver más productos