La primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, anunció la postergación en cuatro semanas, al 17 de octubre, de las elecciones legislativas que se iban a celebrar en setiembre debido a la reaparición en el país de un brote de coronavirus.

Tanto la oposición como partidos de su propia coalición de centro-izquierda presionaron a la primera ministra para que atrasara los comicios desde que se detectaron nuevos casos de la covid-19 la semana pasada en Auckland, precipitando el confinamiento de la mayor ciudad del país.

El retorno del virus tras 102 días sin registrar ningún caso interrumpió la campaña electoral y hacía temer que muchos votantes se quedaran en casa por miedo a la pandemia en la cita con las urnas prevista inicialmente el 19 de setiembre.

El cambio, dijo Ardem, permitirá a todos los partidos realizar la campaña en las mismas condiciones.

"Esta decisión da tiempo a todos los partidos en las próximas nueve semanas para realizar la campaña y a la Comisión Electoral suficiente tiempo para garantizar que la elección se puede realizar", dijo.