Portugal y España son los países de la Unión Europea que registraron las mayores caídas de salarios debido al impacto económico de la pandemia del coronavirus, según un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

"Las mayores pérdidas salariales, superiores al 10%, se han estimado en Irlanda, Portugal y España", indica el documento de la OIT, que refleja el especial impacto de la crisis en los trabajadores portugueses y españoles, según el sitio web Sputnik.

El informe señala que la contracción de la masa salarial de Portugal fue de un 13,5% entre el primer y segundo trimestre de 2020, coincidiendo con la primera ola del COVID-19, mientras que en España la pérdida en el mismo período ascendió al 12,7 por ciento.

La organización explica que, a nivel europeo, la disminución de puestos de trabajo y la reducción de horas por el parón de la actividad económica llevó a una pérdida media de los salarios estimada en un 6,5 por ciento.

El análisis destaca que los empleos más afectados fueron los peor pagados y que la mayoría de países de la UE optó por reducir horas de trabajo frente a los despidos.

Tanto en Portugal como España, las más afectadas por este derrumbe fueron las mujeres, con pérdidas del 16 y el 14,9% respectivamente, mientras que el salario de los hombres se hundió un 11,4 y un 11,3%, según los datos de los dos países.

La evolución del resto de socios europeos fue menos negativa, con caídas inferiores al 3% en Países Bajos, Croacia o Suecia.