La ONU sigue con preocupación la tensa situación en Cachemira, después de que el gobierno de la India revocó parte de la constitución relacionada con el estatus especial de ese territorio administrado por Nueva Delhi.

El portavoz del secretario general de Naciones Unidas, Stéphane Dujarric, dijo que estaban "al tanto de los informes de restricciones en el lado indio de Cachemira", e instó a todas las partes a ejercer moderación.

Además, agregó, el Grupo de Observadores Militares de la ONU en India y Pakistán (conocido como Unmogip) informó de un aumento en la actividad militar a lo largo de la línea de control.

India y Pakistán pelearon varios conflictos sobre la región en disputa y la ONU tiene el mandato desde 1949 de monitorear el alto el fuego entre los dos países.

India revocó la autonomía constitucional del estado de Jammu y Cachemira, una región en disputa con Pakistán, mediante un decreto del presidente, Ram Nath Kovind, efectivo con carácter inmediato.

En tanto, Pakistán expresó su rechazo a la medida y dijo que se reserva todas las opciones posibles para responder.

Con una población de mayoría musulmana, en Cachemira hay fuertes sentimientos separatistas desde la partición de fronteras entre India y Pakistán, después de la independencia de ambas naciones del dominio colonial británico en 1947.

Actualmente, Jammu y Cachemira están divididas por una frontera militar y tanto Nueva Delhi como Islamabad reclaman la región en su totalidad.