El ministerio de Salud mexicano informó este miércoles que en el último mes aumentaron un 70% las muertes de menores de edad por coronavirus. De los fallecidos, más de la mitad de los niños son bebés de menos de dos años. La difusión de estas estadísticas dispararon alertas entre expertos y organizaciones como Save The Children.

Si bien las cifras absolutas son bajas, al pasar de 64 a 109 fallecimientos entre la primera semana de junio y la primera de julio, especialistas consideraron alarmante la tendencia alcista, reportó la agencia de noticias ANSA.

La Dirección General de Epidemiología explica que hasta este 6 de julio se tiene el registro de 109 decesos de menores de 18 años, 52 niñas y 57 niños, por complicaciones provocados por la Covid-19. Al menos 42 fueron intubados y 34 tratados en terapia intensiva.

El 51% de los fallecimientos acumulados son de menores de dos años: 28 de 0 a 11 meses, y 25 de un año, mientras que hubo 14 casos fatales en niños de 2 a 5 años, 16 en el rango de entre 6 y 11 años, y 26 de 12 a 17 años.

Además, reseñaron que los estados que más muertes de niños registraron fueron la Ciudad de México, con 18 casos, el vecino Estado de México, con 13, así como Baja California y Oaxaca, con nueve. 

Las muertes de niños por coronavirus

En su mayoría, los niños fallecidos tenían algún padecimiento previo, según el doctor Emmanuel Sarmiento, especialista en psiquiatría infantil. "Hay una lista de factores de riesgo que no difiere de los adultos: obesidad, niños inmunodeprimidos, cáncer, enfermedades cardíacas, etcétera. Los factores de riesgo no difieren de los adultos", explicó.

El Sistema Nacional de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes señaló que el mayor porcentaje de infecciones por coronavirus se observa en la franja de edad de entre 12 y 17 años, con 2.912 casos, seguida del grupo de entre 0 y 5 años (1.741 casos) y, por último, los situados entre los 6 y los 11 (1.559 contagios).

Ante estas cifras alarmantes, la organización internacional Save The Children recordó que "aunque este grupo de edad fue catalogado de alto riesgo, también los niños están expuestos a contagiarse, enfermar, y en algunos casos incluso no lograr sobrevivir".

La doctora Guadalupe Soto Estrada, epidemióloga y académica de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México, dijo que el Covid-19 "no respeta sexo ni posición socioeconómica" ya que un gran número de personas se contagiaron por la necesidad de ir a trabajar.

La especialista dijo que los grupos más vulnerables se encuentran entre los que poseen enfermedades previas importantes y, además, entre las personas de 50 y 70 años que padecen algún grado de pobreza, sumado a malos hábitos como nulas medidas higiénicas, lo que contribuye a que haya mayor riesgo de contagio.

La ONG manifestó su preocupación por "los millones de niñas, niños y adolescentes en territorio mexicano" que, por condiciones preexistentes de vulnerabilidad y exclusión social, están aún más expuestos a la enfermedad, y propuso al Gobierno incorporar "el principio del interés superior de la niñez" a los planes de desescalada y políticas públicas para responder a la crisis sanitaria y socioeconómica.

El coronavirus en México

Las alarmantes cifras de la pandemia en México, como en el resto del mundo, se suman al derrumbe económico que ésta provocó. Para frenar la parálisis económica, el estado que más muertes de niños registró desde el inicio de la pandemia, Ciudad de México, inició este miércoles la “nueva normalidad” con la reapertura de sus comercios, luego de tres meses de cierre.

Los negocios pueden operar con horarios reducidos y una capacidad del 30%, además de cumplir con un control de acceso, filtros sanitarios, verificación de temperatura y tapabocas, y prohibir el uso de probadores.

Este ingreso en la "nueva normalidad" se da pese a que el semáforo epidemiológico de Ciudad de México -que determina qué actividades pueden funcionar- se encuentra todavía en color naranja, es decir, alto riesgo.

La Ciudad de México inicia una "nueva normalidad"

Además de los niños, los sectores más vulnerables son los principales afectados por la pandemia en México. De los más de 7.000 decesos registrados en la capital desde el inicio del brote, la mayoría eran amas de casa, empleados y comerciantes, reportó este miércoles el diario El Universal.

De acuerdo con el Portal de Datos Abiertos del Gobierno capitalino, de estas muertes, 413 eran personas que se dedicaban a labores domésticas, 1.265 empleados de empresas, 1.069 eran jubilados, 657 se encontraban desempleados y 609 eran comerciantes de mercados fijos o ambulantes.

Con 268.008 casos y 32.014 decesos, México figura entre los diez países más golpeados a nivel mundial por la pandemia, y es el segundo con más muertes de América Latina, por detrás de Brasil. A nivel de contagios, el aumento fue exponencial en el estado central de Puebla, que registró un incremento de 247% en los casos positivos.

Del total de 268.000 casos registrados en el país, 6.332 fueron detectados entre menores de edad, pero la cifra se incrementó en un 97% en un mes.